Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
FELICES FIESTAS PATRIAS LES DESEA POLAR COMUNICACIONES - Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar - instagram polarcomunicaciones

Crítica literaria sobre la última obra del escritor magallánico Juan Mihovilovich.
ENEMIGO DE SANGRE
29-06-2015 - 08:45:06

100
2 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir

 

 

Patricia Espinosa*, en Las Últimas Noticias de este viernes 26 de junio de 2015, escribe una crítica literaria sobre la última obra del escritor magallánico Juan Mihovilovich Hernández, Yo mi hermano.

 

Siete novelas y cuatro libros de relatos ha publicado hasta ahora Juan Mihovilovich, un autor prolífi9co y con un claro proyecto narrativo que en paralelo a la literatura se desempeña como juez de letras en Puerto Cisnes. Su escritura suele confrontar a los personajes a un permanente encierro, que los obliga a reflexionar sobre la naturaleza humana y, en lo medular, el sentido de la existencia.

 

En contraste con la obra anterior del autor, Yo mi hermano es una novela concisa, intensa y rabiosa. Esta vez, Mihovilovich construye a un personaje desesperado, en un estado de inquietud constante, cuyo monólogo se convierte por momentos en un diálogo mutilado, donde el interlocutor está físicamente ausente, pero siempre presente a nivel simbólico. El enemigo del narrador es su hermano mayor, un juez de un pequeño poblado, quien ha dedicado su vida a dañarlo.

 

El protagonista dedica el volumen a configurar el perfil de su hermano, cuyas decisiones ha debido soportar. Es así como el relato acude al pasado, al detalle de pequeñas anécdotas ocurridas en diversas etapas de sus vidas, donde se ejemplifica la relación entre ambos. Sin embargo, la novela no se queda en el mero recuerdo, sino que se orienta a concretar su objetivo central, que no es otro que dar a conocer la maldad del hermano mayor, encargado de hostigar, sin mediar una razón claro, y maltratar al protagonista.

 

La historia enfatiza la subjetividad del narrador; no hay ninguna voz que contraste su mirada sobre los hechos ni detenga la rabia que va en aumento a medida que avanzan las páginas. Sólo tenemos su perspectiva de lo real como eje del relato; por lo tanto, su representación de la figura del maldito hermano mayor se constituye en la única verdad.

 

El hermano mayor surge siempre mediado por la voz del narrador, quien lo aborrece y cuestiona en cada una de las opciones de vida que ha tomado, ya que ha logrado ocultar su esencia pervertida. Este ser sin entrañas, quien durante toda la vida se ha centrado en llevar a cabo un plan de destrucción en contra del hermano menor, ha sido eficaz en desplegar su plan a través de años. El rasgo más inquietante de esta historia es que el narrador no indaga ni se pregunta, con el mismo nivel de ansiedad con que denuncia a su enemigo, por las motivaciones que han llevado a su hermano a desatar tanta odiosidad en su contra.

 

Cuando el protagonista deja entrever que sufre de confusiones en la percepción de la realidad, tambalea su condición de víctima. Cuando el personaje dice literal e innecesariamente que está trastornado, su habla se vuelve exagerada, estrambótica y artificiosa. Con todo, su dolor no decrece y por ende incita a suponer la existencia de un enemigo.

 

La novela, que contiene dedicatorias que la aproximan a la ficción autobiográfica, consigue exponer un personaje torturado, un habla desesperada y consciente de habitar un contexto donde la violencia se despliega no sólo en el mundo sino principalmente en las relaciones filiales. Tanto el capítulo que abre el libro como el que lo cierra tienen una importancia radical, ya que inscriben la problemática de la figura autoral, instalando la pregunta sobre quién o quiénes escriben el volumen. Interrogantes que contribuyen a deslindar la culpabilidad y, además, a reforzar una posibilidad lúdica, la única del libro, respecto a los múltiples matices de la voz narrativa.

 

Patricia Espinosa Hernández: Licenciada en Letras, P.U.C., Magister en Letras, P.U.C y Doctor (c) en Literatura chilena e hispanoamericana, Universidad de Chile. Profesora e investigadora en el Instituto de Estética de la Pontificia Universidad Católica de Chile y el Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile. Ha publicado numerosos ensayos y artículos sobre crítica y literatura chilena en revistas y periódicos chilenos y extranjeros. En el año 1994, comenzó a ejercer como crítico literario en el desaparecido Diario La Época y Revista Rocinante. Durante 2003, publicó Territorios en fuga: estudios en torno a la obra de Roberto Bolaño. Actualmente crítica literaria de Las Últimas Noticias. También autora de La poesía chilena en el periodo 1987-2005 (Revista Crítica Hispánica, Duquesne University. Vol. XXVIII, Nº 1, 2006); Panorama de la poesía chilena de mujeres: 1980-2006; Intervenir el presente: La crítica literaria chilena desde la perspectiva de Edward Said ("Primer Simposio Internacional de Estética y Filosofía". Instituto de Estética UC. Santiago, septiembre 2006).









FALTAN
19 - Nov
Elecciones en Chile
Días
Horas
Minutos
Segundos

Ud. es el visitante nro.:
345249020

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.