Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
MARTES 27 DE JUNIO - PRIMERA CONEXIÓN TRIBUNA ABIERTA - Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar

Fin de semana largo de Semana Santa.
REVELAN INSÓLITAS MODALIDADES USADAS POR FUEGUINOS ARGENTINOS PARA INGRESAR AL VECINO PAÍS ARTÍCULOS COMPRADOS EN PUNTA ARENAS
18-04-2017 - 10:01:47

0
0 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir
Remeras y camperas superpuestas sobre el cuerpo, artículos electrónicos escondidos en sillas portabebés, y argumentos insólitos como intentar justificar que 40 pares de zapatillas son necesarios para abastecer a una familia numerosa, fueron algunos de los episodios con que lidió el personal aduanero en el paso fronterizo de “San Sebastián”, que divide Argentina de Chile en Tierra del Fuego, durante el regreso de los tours de compra realizados al país vecino con motivo de Semana Santa.
La empleada de la Dirección General de Aduanas y miembro del Sindicato Único del Personal Aduanero (Supara) Silvia Gómiz, le contó a FM Centro que muchos de los fueguinos que viajaron a la ciudad de Punta Arenas, en Chile, por el fin de semana largo, pretendieron eludir el pago de aranceles o ingresar mercadería de contrabando en el momento del regreso al país, lo que derivó en algunos incidentes con “insultos y maltrato” al personal apostado en la frontera.
La funcionaria explicó que los hechos de mayor tensión se registraron desde el sábado a la tarde, cuando unas 3000 personas que habían salido de la isla entre miércoles y jueves comenzaron a volver a territorio nacional y ello originó largas colas de vehículos en el ingreso y la salida del paso fronterizo.
“Como ocurre en este tipo de situaciones, tanto la Aduana como Migraciones y Gendarmería habían reforzado la dotación de personal, pero había gente que volvía sin intención de ser controlada y cometiendo todo tipo de irregularidades”, contó Gómiz.
La agente aduanera señaló que al salir del país, se le había recordado a los viajantes la franquicia de 150 dólares de la que disponen en forma personal para ingresar mercadería comprada en Chile, así como los elementos que están prohibidos para su ingreso a territorio nacional (como muebles o repuestos de autos) y la necesidad de declarar la salida de artículos electrónicos nuevos (como teléfonos celulares o computadoras) para no tener inconvenientes al momento del regreso.
“Nada de eso parece haber servido porque encontramos desde gente que se pasaba de los 150 dólares permitidos hasta el pícaro que te esconde las cosas. Personas con tres o cuatro camperas puestas, o con una remera arriba de la otra. Artículos electrónicos adentro de las puertas de los autos, en los motores, debajo de los asientos o disimulados en las sillas de los bebés”, relató Gómiz.
También mencionó que algunos viajantes decían llevar “dos o tres cositas” y después aparecían cantidades insólitas como “30 ó 40 calzas o 30 ó 40 zapatillas y pretendían justificarlo diciendo que eran una familia numerosa”.
En otros casos detectados por la Aduana, los artículos electrónicos venían dentro de su funda original, junto con los cables de alimentación, e igual se negaba que fueran nuevos.
“Cuando se descubre una cantidad de un mismo producto y se presupone un fin de lucro, directamente la mercadería se incauta. Se labra un acta y después la persona pagará una multa o enfrentará un proceso por contrabando. Es evidente que hay gente que trae para vender”, evaluó Gómiz.
La funcionaria detalló que los procedimientos se realizaron en un clima de tensión, con automovilistas pasándose unos a otros en la fila, chocándose o tocando bocina “como si nosotros tuviéramos la culpa de la aglomeración o del tamaño reducido del edificio”, indicó.
“Cuando los mandábamos a pagar el arancel muchos nos insultaban o nos faltaban el respeto. No escuchaban ni a los gendarmes. Es curioso, porque esas mismas personas después van a Chile y se comportan de otra manera”, ironizó la delegada del Supara.
“La gente tiene que entender qué puede traer y nosotros tenemos que cumplir con nuestra función de cobrar lo que corresponde. Este es un paso fronterizo especial, donde rige una ley de promoción fiscal. Eso también vuelve más lento el procedimiento”, justificó la agente aduanera.
Desde otra perspectiva, Gómiz consideró que más allá de la ventaja económica de traer productos desde el exterior, a la gente le cuesta someterse a controles de este tipo.
“Los argentinos tenemos que aprender a respetar las leyes. Toda la gente que yo vi era pensante y preparada, pero reacia a cumplir las normas. El problema es que casi nadie quiere ser controlado”, reflexionó la funcionaria.

Diario del Fin del Mundo.









Ud. es el visitante nro.:
331195924

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.