Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
96.0 AM toda la Región - 96.5 FM Punta Arenas y Porvenir - 98.5 FM Puerto Natales - Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar

Marcos Buvinic Martinic.
LA BELLEZA DE JESÚS RESUCITADO
25-04-2019 - 14:06:41

0
0 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir
Hace un tiempo, casi sin querer, me encontré con un texto que explicaba el origen de la palabra “belleza”, la cual proviene del sánscrito “bet – el – za” que quiere decir “el lugar donde Dios brilla”, y lo recordé en estos días de la Pascua del Señor Jesús.

El escritor ruso Fiódor Dostoyevski en su novela “El idiota” afirmó que “la belleza salvará al mundo”, y en “Los hermanos Karamazov” explica la frase cuando un ateo pregunta al príncipe Mischkin cómo ocurriría eso de que la belleza salvaría al mundo; entonces, Mischkin -sin decir nada- va a estar junto a un joven de 18 años que agoniza y permanece allí, lleno de compasión, hasta que muere. Es decir, la belleza es la que se manifiesta en el amor que comparte y alivia el dolor; así, el mundo será salvado mientras haya personas que tengan esas actitudes y realicen esos actos, en lugar del egoísmo inhumano que lleva a la brutal indiferencia. En quien vive de ese modo, allí es el lugar donde Dios brilla.

Esto es lo que los cristianos celebramos en Pascua. Celebramos que en el Señor Jesús despojado y entregado a la muerte se manifiesta el amor solidario de Dios con todos los sufrientes, excluidos, humillados y crucificados de la historia. Es la belleza de Jesús que muere perdonando a sus propios verdugos: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

En nuestra cultura marcada por el hedonismo se busca la belleza en la producción de cuerpos “bellos” a través de ejercicios gimnásticos, alimentaciones especiales y métodos quirúrgicos, pero… como es una belleza fabricada, carece de alma; entonces, lo que surge es la vanidad y no el amor, pues la belleza -el lugar donde Dios brilla- tiene que ver con el amor y la comunicación. Así, lo contrario de bello no es lo feo, en sentido estético, sino lo feo en sentido ético y espiritual: la vanidad egoísta, el narcisismo preocupado de su propia imagen, la corrupción de la honestidad, el fanatismo irrespetuoso, la manipulación de personas, etc… Entonces, tal como alguien se preguntaba, ¿qué belleza es mayor, la del rostro frío de la top model o la del rostro arrugado y lleno de irradiación de la madre Teresa de Calcuta?

En Pascua los cristianos celebramos y anunciamos algo que resulta increíble para las maneras de pensar y de vivir que dominan en este mundo, y es que el camino de vida despojada y entregada de Jesús es un camino de pleno éxito, es el grano de trigo muerto en la tierra que se ofrece como una espiga nueva en el Resucitado y en la comunidad de personas en quienes se renueva esa entrega, donde quiera que esas personas se encuentren, y frecuentemente fuera de los límites institucionales de la Iglesia. ¡Ese el lugar donde Dios brilla!

El mismo Dostoyevski decía que ciertamente no podemos vivir sin pan, pero tampoco podemos vivir sin belleza y eso es mucho más que una estética; se trata de la belleza que suscita amor y nos permite admirar la grandeza de Dios en cada uno de sus hijos, también -por cierto- en los que están más desfigurados. Por eso Dostoyevski veía en la vida entregada del Señor Jesús y en el triunfo de su resurrección la personificación de la belleza que salvará al mundo: “Él es el ejemplo de la belleza y la implantó en el alma de las personas para que a través de la belleza todos se hiciesen hermanos entre sí”.

En la celebración de la Pascua vemos que -por una parte- el sufrimiento es una de las principales escuelas del aprendizaje humano, tal como lo expresaba el filósofo Hegel en la frase que se le atribuye: “el ser humano no aprende nada de la historia, pero aprende todo del sufrimiento”. Pero, por otra parte -y con mucha más fuerza- en la Pascua vemos la belleza de Dios manifestada en Jesucristo, de manera que los cristianos decimos con san Agustín que “el ser humano aprende del sufrimiento, pero mucho más aprende del amor”.



25 de abril de 2019









Ud. es el visitante nro.:
436110962

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.