En el programa de Polar Comunicaciones Al Pan Pan, Vino Vino conducido por la Trabajadora Social y Psicóloga Silvana Gómez Oyarzo.

HISTORIA DE DIEGO: UN JOVEN ASPERGER QUE HA LOGRADO SUPERAR LAS BARRERAS QUE LA VIDA LE HA IMPUESTO

23-08-2019 - 13:30
Los invitados expertos fueron María Angélica Lobos; Educadora Diferencial y Directora del centro Inclusivamente y Diego Infante Schkolnik; joven activista Asperger

En el programa de este miércoles en el primer bloque Diego Infante Schkolnik un joven de 27 años con un gran gusto por el senderismo, la naturaleza y que a primera vista es un joven como cualquier otro, nos contó en extenso cómo inició su viaje de autodescubrimiento que lo llevó a transformarse en un activista de la visibilización del Asperger, les invitamos a compartir un pedazo de esta interesante entrevista en esta nota.

Infancia: En la luna.
Diego no se restringe a la hora de hablarnos de sus primeros años vida, se le nota feliz al recordar la naturaleza sus paseos a Caburgua y los amigos que le rodearon en ese entonces y que le hicieron la vida más simple hasta que comenzó a sentir las barreras por primera vez.

“Fue como a los once años. Se podría decir que yo tuve una infancia súper feliz, tenía harta conexión con los niños, primos, hijos de los amigos de mis papás (…) Pero a medida que fui creciendo comencé a tener estos intereses profundos, los números, los tamaños. Iba cambiando como por año, un año me interesaba un tema y al otro año otro. MUCHA GENTE LE DICE INTERESES RESTRINGIDOS, PERO DEBERÍA LLAMARSE INTERESES PROFUNDOS. Entonces, ahí comencé a tener intereses y el resto me empezó a dejar de importar y comencé a quedar como fuera, como a los 11 años (…)Me empecé a quedar como en una burbuja y cada vez era más extraño que los demás. Yo andaba como en la luna”.

De a poco nos va narrando como de pronto las invitaciones de los otros niños comenzaron a disminuir y también como tuvo sus primeros acercamientos a diferentes tipos de terapia en una época en que no se sabía tanto sobre el Asperger como ahora.

“A los catorce años como que me empecé a sentir solo, comencé a sentirme mal, me empecé a insegurarizar mucho, a ponerle demasiadas barreras a mi vida. Me sentía como inútil. Pasé años así, no tenía temas de conversación, me empecé como a quedar en una burbuja, me daba como miedo, me daba mucha inseguridad” Nos dice.

Juventud: Rompiendo la burbuja.
Pero pasaron los años y Diego recibió un gran apoyo de su padre, quien en vez de presionarlo por su condición que se mantenía en una incógnita todavía; lo invitó a trabajar a su lado en la fundación sendero de Chile y así fue como comenzó a conocer gente que califica como “bien interesantes” con una sonrisa que nos hace pensar que deben ser grandes personas.

“ME HICIERON DARME CUENTA QUE EL MUNDO ES GIGANTE, QUE HAY GENTE IMPRESIONANTE, LUGARES IMPRESIONANTES Y AHÍ ME DI CUENTA QUE DEBÍA SALIR DE LA BURBUJA DE TODOS MODOS”.

Así fue como Diego decidió salir de la burbuja, o como dice él: cambiar el chip.
Diagnóstico: “SABÍA QUE ERA DISTINTO, PERO NO SABÍA EL PORQUÉ”.
Y fue en uno de esos viajes a Pucón que Diego comenzó a pensar otra vez en esa ambicionada “Normalidad” que la gente suele nombrar a menudo.

Nos cuenta que tenía veintitrés años cuando recordó haber conocido un acupunturista tiempo atrás que encontró súper asertivo en todo y que tras pensarlo mucho y una vez regresó a Santiago, se atrevió a preguntarle por su condición o por la condición que le hacía diferente a otros, a lo que éste le respondió algo insospechado hasta ese momento:

“ES QUE LO QUE PASA ES QUE TÚ ERES ASPERGER”
“Yo pensaba que el Asperger era como el de las películas, me lo imaginaba en silla de ruedas, que no podía caminar, pero que sabía todos los números y de todo. Siempre escuchaba que los Aspergers podían tener muchas dificultades, pero que era unos completos genios. Ahí él me explicó que el Asperger era mucho más amplio, que no era una enfermedad sino que era una condición, que procesamos la información de otra forma, que éramos más estructurados, que yo podía tener una vida completamente normal y que sólo tenía que tener conciencia de hartas cosas, la idea era que yo me adaptara”. Dice con soltura como quien encontró las respuestas que andaba buscando.

“Y LOS 25 AÑOS DECIDÍ A HACERME DIAGNÓSTICO CON UNA NEURÓLOGA, Y ME MANDÓ A UNA NEUROPSIQUIATRA, DESPUÉS DE MUCHOS TEST LO CONFIRMÓ Y ME DIJO QUE PODÍA LLEVAR UNA VIDA COMPLETAMENTE NORMAL”

Y su vida se transformó, comenzó a tomar conciencia de sí mismo y se decidió a disfrutar de su vida completamente normal, se lanzó de lleno a estudiar masoterapita, centrarse en su gusto de sanar lesiones y además, no contento sólo con eso tomó mochila y sus cosas y comenzó a seguir su otro sueño: Mochilear.

En la segunda parte del programa conversamos con María Angélica Lobos directora del nuevo centro inclusivamente quien nos explicó qué es y cómo se transformó esto en un proyecto profesional de vida.
El centro inclusivamente vio la luz hace un mes y están ansiosos de ser una nueva oportunidad para la inclusión. María Angélica Lobos nos cuenta cómo nació esta idea:
“Surgió esta idea, de brindar un espacio para brindar las habilidades adaptativas necesarias para el proceso de inclusión, ESTAMOS MUY CONFUNDIDOS COMO SOCIEDAD EN QUE EL CHICO NECESITA AYUDA EN LOS ASPECTOS COGNITIVOS SIEMPRE, Y LOGRAR METERLE EL CURRICULUM NACIONAL AL NIÑO, SIENDO QUE PARA UN NIÑO CON NECESIDADES ESPECIALES ESO QUEDA EN UN SEGUNDO PLANO, LO IMPORTANTE DE QUE ESTE EN UN COLEGIO ES FORTALECER OTRAS ÁREAS EN SU VIDA”.
¿Este centro es horario post-colegio?
“Nosotros funcionamos desde las 7:30 de la mañana en adelante (…) Los chicos van a su jornada alterna y trabajamos a través de una terapia de juego”.
María Angélica Lobos directora del centro nos señaló diversos métodos con los que trabajan en este espacio con los niños tales como: Yoga, danza, cocina y anunció el pronto taller de batería y que trabajan con niños de diversos diagnósticos como hiperactividad, trastorno oposicionista desafiante o simplemente niños que han tenido desafíos para adaptarse al colegio en espacios de máximo 12 niños.
“ACÁ PODEMOS DECIR QUE SÍ SE PUEDE” Nos dijo la directora.
También nos habló sobre la concurrencia de la agrupación Aspergirls Chile a este centro y sobre la doble invisibilización que las aqueja y los mitos que acompañan a la mujer con TEA. “Si hay mitos en torno al TEA, en torno la mujer TEA más (…) Siempre se dice que hay muchos más autistas hombres que mujeres (…) Por lo tanto, las niñas rápidamente crean algunas habilidades para adaptarse mejor al entorno lo que no significa que no estén padeciendo (…) ES MUY FRECUENTE QUE EL TEA SE DIAGNOSTIQUE EN MUJERES EN EDADES MUY AVANZADAS”
Finalmente, al término ya del programa retomamos la entrevista con Diego y seguimos ahondado en su vida como activista.
¿Diego, qué te motivó a ser un activista de la condición de Espectro Autista o Asperger?
“Yo cachaba que en las redes sociales se hablaba mucho, generalmente madres, sobre su hijo del espectro autista como una tragedia. Entonces, ahí me dieron la idea que yo contara la experiencia de mi vida. Yo igual era ignorante en este tema, pero igual miraba a todas estas madres sufriendo y yo haciendo una vida de lo más normal. (…) Hice un video y muchas madres me escribieron.
A principio de este año empecé a ser videos en Facebook y conocí personas del espectro autista en Santiago (…) Hubo un día en que se hizo una junta sobre espectro autista y diversidad de género y terminamos hablando sobre dos temas distintos, pero que se complementan, PORQUE HAY GENTE DENTRO DEL ESPECTRO AUTISTA QUE SON DE GÉNEROS NO BINARIOS QUE SON MUCHOS. Y elles sí que están invisibilizados.
Entonces yo me mandé un discurso y fueron muchos profesionales que me dijeron: te gustaría dar una charla y empecé a dar charlas (…) Llevaré unas veinte charlas, tres programas de radio y televisión”.


El Programa “Al Pan Pan, Vino Vino” se transmite todos los miércoles de 21:00 a 22:00 horas en Polar Comunicaciones.
El programa completo se encuentra en youtube y facebook

Andrea Barría Rain