En contraste con iniciativa de la diputada Camila Vallejo.

AUTORIDADES REGIONALES EXPLICAN VENTAJAS DEL PROYECTO DE GOBIERNO QUE FLEXIBILIZA LA JORNADA LABORAL

13-10-2019 - 12:07
La seremi del Trabajo y Previsión Social, Victoria Cortés Schiattino acompañada por su par de Gobierno, Alejandra Muñoz, dio a conocer algunos detalles relevantes del llamado proyecto de Modernización Laboral, presentado por el Ejecutivo y que propone, entre otros aspectos importantes, reducir la jornada laboral semanal de las 45 horas actuales a 41 horas, incluyendo aspectos de flexibilidad y gradualidad, proyectando la creación futura de cerca de 300 mil nuevos empleos.

Cortés expuso las ventajas que tiene la iniciativa gubernamental frente al proyecto presentado por la diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo, que busca una reducción a 40 horas semanales de trabajo, excluyendo el tópico de gradualidad y flexibilidad.

La autoridad laboral fue categórica al señalar que “como gobierno, consideramos que este proyecto de ley que contempla la reducción de la jornada de trabajo a 40 horas semanales, además de ser inconstitucional, toda vez que contempla la disposición de aumentar el gasto público, es poco serio y podría implicar un riesgo para el país, al no contar con los estudios que respalden la factibilidad de implementar una reducción de la jornada de 45 a 40 horas semanales sin afectar los salarios y el número de empleos”.

Refrendando estas palabras la vocera del Gobierno Regional, Alejandra Muñoz, declaró que “para nosotros como gobierno es fundamental que las propuestas sean responsables, porque en un contexto de economía global en permanente cambio, la adecuada gradualidad en los procesos de implementación y la debida consideración de la productividad es primordial para evitar que estas propuestas, por buenas intenciones que tengan, terminen afectando el salario, el empleo y la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras”.

Sobre las ventajas puntuales de la propuesta oficialista, Cortés recalcó que “esta busca compatibilizar la vida laboral con la personal, abriendo mayores espacios a la recreación y al tiempo con la familia, señalando que, si bien también conlleva una reducción de la jornada de trabajo, hasta un límite de 41 horas, no afectará los salarios ni la cantidad de empleos, por cuanto implica una gradualidad en su implementación y una coordinación permanente con el empleador”.