Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
96.0 AM toda la Región - 96.5 FM Punta Arenas y Porvenir - 98.5 FM Puerto Natales - Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar

Cartas al director.
TITULACI√ďN SOCIAL
23-10-2019 - 09:15:41

0
0 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir
Sr. Director,
Recuerdo mis clases de qu√≠mica, hace muchos a√Īos, cuando deb√≠amos determinar la concentraci√≥n de un elemento espec√≠fico, mediante una t√©cnica denominada ‚Äútitulaci√≥n‚ÄĚ. En palabras simples, el m√©todo consist√≠a en que sobre el medio que conten√≠a el elemento o compuesto que se quer√≠a cuantificar, se agregaba paulatinamente otro compuesto que, alcanzando una cierta cantidad, reaccionaba s√ļbita y dr√°sticamente con el elemento o compuesto de mi inter√©s y que deb√≠a determinar. Siempre encontr√© notable y casi m√°gico el momento en que esa reacci√≥n se produc√≠a. Para llegar a ese momento agregaba el reactivo de titulaci√≥n en el matraz de experimentaci√≥n que conten√≠a la soluci√≥n de inter√©s, donde al principio cada gota que adicionaba desaparec√≠a en el l√≠quido receptor; cada gota de mi reactivo que dejaba caer emit√≠a un brev√≠simo destello de color para casi instant√°neamente adoptar el color del l√≠quido receptor. As√≠ transcurr√≠a la t√©cnica de laboratorio, gota a gota, destello a destello, sin que se produjera ning√ļn cambio aparente en mi matraz asignado. Cuando pensaba que ya no se iba a producir ning√ļn cambio en el l√≠quido entregado por el profesor, cuando tem√≠a que hubiese cometido un error en mi procedimiento de administraci√≥n del reactivo y empezaba a dudar de mis capacidades incipientes de analista qu√≠mico, ocurr√≠a lo extraordinario. Al agregar la √ļltima gota se produc√≠a una transformaci√≥n total y absoluta que alteraba el color y el estado del l√≠quido receptor, transform√°ndose en otra cosa, algo distinto a los dos l√≠quidos originales participantes de la reacci√≥n.
Mientras escucho el rumor de carros de bomberos, mezclado con el ruido de cacerolas porfiadas y el estruendo de disparos en la tercera noche de toque de queda en este Santiago convulso de primavera, no pude evitar que se me cruzara el recuerdo de mi primera ‚Äútitulaci√≥n‚ÄĚ en un laboratorio porte√Īo, antes de salir a protestar junto con otros compa√Īeros de universidad en contra de una dictadura inmisericorde ante la cual un pueblo malherido se levantaba hastiado de tantos vej√°menes e injusticias de distinto calibre, cada uno m√°s aberrante que el anterior.
A casi treinta a√Īos del t√©rmino nominal de la dictadura, el mismo guarismo represent√≥ la √ļltima gota de abuso que ca√≠a en un caldo que estaba fermentando hace decenas de a√Īos, recibiendo gota tras gota de abusos, injusticias y vejaciones sociales, derivadas de una administraci√≥n magistral de todas y cada una de las transformaciones dictatoriales por parte de una casta pol√≠tica que prometi√≥ la ‚Äúalegr√≠a que ven√≠a‚ÄĚ, lo que se parece mucho a ‚Äúlos tiempos mejores‚ÄĚ, pero que nunca lleg√≥. Los treinta pesos de aumento del pasaje del metro en la ciudad capital de esta Capitan√≠a al fin del mundo me hicieron acordarme de esa gota de mi primera ‚Äútitulaci√≥n‚ÄĚ qu√≠mica. Como los pol√≠ticos actualmente en ejercicio en el ejecutivo o en el poder legislativo son principalmente abogados, economistas, ingenieros comerciales o simples ignorantes con un abultado patrimonio familiar pecuniario, est√°n pensando que basta con eliminar esa √ļltima gota, que no debi√≥ haber ca√≠do, para resolver el problema de magnitudes b√≠blicas generado. No saben o no quieren aceptar que las clases de √©tica a un tal Lav√≠n y un tal D√©lano, o las pensiones miserables de un sistema aberrante, o las infinitas listas de espera en la salud p√ļblica, o la educaci√≥n p√ļblica paup√©rrima y agonizante, o la venta de las empresas estatales a c√≥mplices de la dictadura y capitales for√°neos, o los bingos para pagar tratamientos de enfermedades catastr√≥ficas, o las nubes y aguas t√≥xicas que ba√Īan y aspiran habitantes de Puchuncav√≠ y alrededores, o los sueldos siderales de una clase pol√≠tica que se ha servido de un Estado que lo financiamos la gran mayor√≠a de los chilenos, o el robo a mansalva de militares y carabineros de miles de millones de pesos, o que un litro de leche o un remedio cueste much√≠simo m√°s que comprarlos en un supermercado alem√°n o una farmacia francesa, o que los sueldos mensuales s√≥lo permitan comprar los alimentos del mes a cr√©dito porque de otra manera no alcanza, mientras los sueldos de gerentes y directores de empresas que lucran con la educaci√≥n, la salud y pensiones, les permitir√≠an darse festines orgi√°sticos a bordo de un velero en el Caribe y tantos otros ejemplos que podr√≠a enlistar y as√≠ llenar al menos tres p√°ginas de aberraciones e injusticias sociales; representan cada uno de esos ejemplos gotas de abuso que han ca√≠do durante al menos 30 a√Īos en este caldo de cultivo fermentado, hasta llegar a la gota de los treinta pesos de aumento del pasaje del metro.
Como en esa clase de qu√≠mica de anta√Īo, entiendo que esa √ļltima gota exprimida del alma de un pueblo vejado por decenas de a√Īos, representar√° probablemente un cambio dr√°stico y absoluto en las relaciones de los que configuramos el tejido social con Autoridades completamente deslegitimadas. Sin siquiera sospecharlo, la elite econ√≥mica, pol√≠tica, religiosa y militar de este pa√≠s a culminado un proceso de ‚Äútitulaci√≥n‚ÄĚ que ha transformado el caldo contenido en este matraz largo y angosto en una sustancia distinta e imprevisible, que a su vez los obligar√° a transformarse en algo que no quer√≠an ser y, qui√©n sabe, a dejar el ‚Äúoasis‚ÄĚ de paz y seguridad en el mundo paralelo en que viv√≠an y meter los pies en el barro de la letrina que ellos mismos construyeron.
Atentamente,
Marcelo Saavedra Pérez
Biólogo









Ud. es el visitante nro.:
451752045

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.