Registran primer incendio forestal por causas naturales en Cabo de Hornos.

ÁRBOL RECIBE UN RAYO EN MEDIO DE UNA CAÍDA DE GRANIZOS

16-11-2019 - 15:20
De acuerdo a Conaf, un nothofagus ubicado a un costado del kilómetro 33 en la ruta que une Puerto Williams y Puerto Navarino, recibió un rayo en medio de una caída de granizos, provocando un antecedente inédito en la zona. Bomberos acudió al lugar para extinguir el fuego.

Ayer por la tarde, a sólo 30 metros del kilómetro 33 en la ruta que une Puerto Williams con Puerto Navarino, se registró el primer incendio forestal por causas naturales en Cabo de Hornos desde que existen registros por parte de Conaf en la zona.

Al costado norte del camino, un árbol se quemada en su interior lanzando una fumarola al cielo y brasas al suelo. En un principio, personal de la Gobernación Antártica Chilena, Municipalidad de Cabo de Hornos, Armada de Chile, Conaf y Carabineros, acudió al lugar luego de haber recibido información por parte de la Primera Compañía de Bomberos de Puerto Williams “Arturo Prat”, aproximadamente a las 19:45 horas de ayer viernes 15 de noviembre.

El jefe de Conaf Área Cabo de Hornos, Giovanny Serey, analizó en terreno la situación y averiguó con testigos que se encontraban en las cercanías del lugar, quienes aseguraron haber presenciado la caída de un rayo en medio de unos granizos que descendieron estrepitosa y raudamente en la zona.

“Acá llovió. Me da la impresión, y también por lo que me transmite la gente de la empresa que trabaja acá cerca, es que fue un rayo. El árbol se ve que está rajado por el centro y se está quemando desde el interior. No se ve ninguna posibilidad de que esto haya sido originado por terceros, porque esto está mojado. Acá cayó bastante agua, y en la tarde estaba bastante caluroso, entonces la combinación del calor, la nubosidad que había, probablemente pudo haber originado un rayo. Es el único árbol que se está quemando, no hay otro”, explicó Serey.

El árbol era un nothofagus ubicado en un bosque nativo mixto de coihue y lenga, inundado por una antigua castorera, por lo que en términos técnicos ya se encontraba muerto y seco. Desde el orificio donde resaltaban las llamas, caían brasas hacia un suelo húmedo, por lo que no hubo riesgos de que el fuego se propagara. A medida que transcurrió el tiempo, se desprendieron las dos grandes ramas superiores que separaban al árbol de su tronco en las alturas.

Aproximadamente a las 22:00 horas, personal de bomberos llegó al lugar. Siguiendo los protocolos en estos casos, Serey decidió que no se cortara el árbol debido a que sólo se estaba quemando aquella especie, el terreno estaba húmedo y había riesgo de accidente. Bomberos procedió a apagar el fuego a través de líneas de agua conectadas al carro bomba y en unos 40 minutos logró extinguirlo.

Personal de la recientemente creada brigada Lenga 12, la más austral del mundo, junto a Serey, acudió en horas de esta mañana para verificar el estado del árbol y su alrededor.

Desde 1996, año en que Conaf tiene registros de incendios forestales en la zona, nunca había existido un antecedente de este tipo de siniestro por causas naturales, sólo humanas.
Créditos de fotos terrestres: Gobernación Antártica Chilena.
Créditos de fotos en drone (aéreas): David Sierra.