En sesión especial.

SOLICITUD DE DIPUTADA AMAR FUE ACOGIDA POR EL EJECUTIVO Y SE INCLUYÓ A MAGALLANES EN PROYECTO DE LEY QUE BUSCARÁ CONGELAMIENTO DE TARIFAS ELÉCTRICAS

11-12-2019 - 10:10
Este lunes en una sesión especial, la Cámara de Diputados aprobó la Ley Corta que busca una rebaja en la rentabilidad de las empresas de distribución y perfecciona el proceso tarifario de distribución eléctrica.

Al respecto, la diputada Sandra Amar destacó este resultado ya que a su juicio “esta es la primera gran modificación de los últimos 40 años en materia de distribución que no solo disminuirá la rentabilidad de ciertas empresas, sino que además beneficiará en forma concreta a la ciudadanía”.

En este contexto, uno de los puntos aprobados, dice relación con la confirmación de la inclusión de Aysén y Magallanes en la congelación tarifaria que está en efecto desde octubre pasado.

En esa línea, cabe recordar que lo anterior fue solicitado hace algunas semanas por la diputada Sandra Amar, y los diputados de Aysén, Aracely Leuquén y René Alinco ya que, en la propuesta original de la ley de estabilización tarifaria, no se hacía alusión específica a estas regiones.

En su intervención en Sala, la diputada Amar agradeció la voluntad del Ejecutivo de atender la solicitud de los parlamentarios de zonas extremas “rompiendo así con la tónica de medidas centralistas que obvian las condiciones de estas particulares zonas de Chile”. A su vez destacó que lo aprobado en el hemiciclo porque “esta iniciativa supondrá una mejora del procedimiento tarifario con mayor transparencia y con mayor precisión”.

Por su parte, el Subsecretario de Enegía, Francisco López aseguró que esta ley es un gran avance, ya que después de 40 años, por primera vez, se introducen correcciones muy necesarias a la consideración de la rentabilidad de las empresas distribuidoras, transparencia del proceso de cálculo de dichas tarifas y giro único de las empresas distribuidoras.

Se espera que producto de esta iniciativa que quedó lista para convertirse en Ley, las empresas dejen de percibir cerca de 1.200 millones de dólares en 4 años, lo que supondría a su vez una rebaja directa en el próximo proceso tarifario en las cuentas de las personas.