Diputado Bianchi por retiro de fondos:

“PIÑERA PASÓ DE SER PRESIDENTE A PRESTAMISTA DEFENDIENDO SUS INVERSIONES Y LAS DE SUS AMIGOS”

09-07-2020 - 08:40
Uno de los proyectos refundidos fue presentado por el parlamentario, quien les exige a aquellos que están en contra del proyecto, “no sean miserables con el pueblo, tengan moral y ética con Chile”.

Intervención Diputado Karim Bianchi:
Proyecto que permite retirar parte de fondos previsionales durante estado de excepción constitucional de catástrofe.
Al final del día veremos, sin matices, quién está a favor del ciudadano y quién está del lado del gran capital y la acumulación de la riqueza en Chile.
Esta discusión se hace cargo de la indolencia de un Gobierno que de manera mágica luego de un acuerdo trucho no incluía esta discusión, la de los consumos básicos, la del post natal ni la clase media y saca una serie de medidas apuradas con letra chica y sombría.
Por qué no dice el presidente, que pasó de ser presidente a prestamista, que hace lo imposible para defender a sus amigos, sus inversiones y le importa un carajo las pensiones de los más vulnerables de este país. Pero sí defiende con brazos cortos y manos largas las inversiones de ellos, de ellos mismos y de un modelo familiar.
Hoy, con discursos más o discursos menos, seremos testigos de la votación que dejará en evidencia a quienes defienden un modelo impuesto por un puñado de empresarios y, por otro lado, a quienes realmente defienden los derechos de los ciudadanos, así de simple.
Si lo que buscamos es justicia social, ningún argumento servirá como explicación para quien vote en contra de este proyecto de ley.
La discusión planteada no resiste matices, o se defiende el sistema económico que beneficia a la clase más acomodada de este país o se está con el ciudadano que espera un estado que sea digno.
Si me permiten, vengo a hablar por estos últimos, los ciudadanos que desde Magallanes me encomendaron representarlos y fueron quienes me impulsaron a presentar uno de los proyectos de ley que permiten el retiro de los fondos de las AFP que hoy discutimos.
Este proyecto está muy lejos de la lógica del Ingreso Familiar de Emergencia, del Bono Covid, de la postergación de la hipoteca solo para quienes pueden pagarla, del Fogape que no ayuda a nadie y de los créditos blandos que operan como si la población no estuviera ya demasiado endeudada.
Todos aquellos mecanismos se escudaron solo en la razón, pero dejaron con hambre a la población. La empatía es un concepto que perdieron algunas autoridades o que nunca tuvieron y que su ausencia les impide ver cómo el pueblo no puede quedarse en casa porque no tiene comida.
Lo brutal de este engranaje perverso es que con plata de todos los trabajadores chilenos se financian bancos, los mismos que tienen al pueblo endeudado con intereses usureros y que les rematarán sus casas al final la pandemia.
De este modo llegamos a la pregunta del millón: ¿Quién se beneficia del ahorro forzado de los trabajadores? La respuesta es sencilla: Las grandes fortunas de este país. También se financian clínicas en las que nunca podrán operarse ni recuperarse del coronavirus los que están en Fonasa.
Se compran acciones en las empresas eléctricas que cobran abusivamente cuentas en estado de catástrofe. Se financiaron empresas que se coludieron para subir los precios y financiar campañas políticas.
Solo empoderando a los chilenos podemos de una vez por todas darle a la ciudadanía lo que reclama que es justicia social. Es asqueroso como muchos dicen defender las pensiones y se preocupan por un retiro y hablan y hablan, pero nada dicen sobre las pérdidas de las AFP o de las pensiones de hambre que tenemos en este país.

Entonces no me vengan con que les importan las pensiones si comen en el mismo plato de quienes los han puesto donde están y son los mismos que succionan como garrapatas al pueblo y les digo, no sean miserables con el pueblo, no se pongan en las faldas de su Gobierno tengan moral y ética con Chile.

Este es el comienzo del fin de un modelo que nos ha quitado todo, pero no nos ha quitado la dignidad ni la fuerza de un pueblo. Exigimos el 10% de nuestros fondos ahora.