Robo y daño de equipos.

TERCERA ZONA NAVAL CONSTATA SERIOS DAÑOS A LA SEÑALIZACIÓN MARÍTIMA EN REGIÓN DE MAGALLANES Y ANTÁRTICA CHILENA

07-08-2020 - 15:35
En el marco de operaciones de mantención de Señalización Marítima en la jurisdicción de la Tercera Zona Naval, distintas Unidades han detectado un inédito accionar de personas que han realizado sustracción y daño de equipos que son fundamentales para la seguridad a la navegación en distintas rutas de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena.

Los diferentes elementos que configuran la red de Señalización Marítima son herramientas fundamentales para la navegación y transporte, los cuales no han cesado en el actual contexto de emergencia sanitaria, siendo la principal línea de abastecimiento logística y de flujo comercial de nuestra región, como asimismo de nuestro país.

Los daños detectados han correspondido a robos y daños de importantes equipos para el funcionamiento de la Señalización Marítima, que corresponden a Patrimonio Fiscal. Los antecedentes de los hechos serán derivados al Ministerio Público para su investigación y búsqueda de quienes resulten responsables.

En la Jurisdicción de la Tercera Zona Naval existen 628 Señales Marítimas, las cuales son utilizadas por diferentes naves, ya sea en tránsito o en actividades productivas, siendo fundamentales para evitar incidentes que puedan poner en peligro la vida humana en el mar o atentar contra el frágil ecosistema marino.
La mantención de la Señalización Marítima es una de las tareas permanentes que realiza la Institución, resguardando mantenerlas plenamente operativas, realizando tareas en zonas aisladas y de difícil acceso, muchas veces bajo condiciones climáticas extremas, en donde Servidores Navales de distintas Unidades desarrollan tareas altamente técnicas, contribuyendo al desarrollo nacional y al accionar del Estado, así como a resguardar la Seguridad e Intereses Marítimos Nacionales.

El atentar en contra de estos importantes elementos de ayuda a la navegación es un accionar que perjudica a la comunidad entera, poniendo en riesgo a tripulantes y operadores marítimos, dificultando la libre navegación y el abastecimiento logístico crucial en el actual contexto de emergencia sanitaria.