“Chile para enriquecer su calidad humana en los campos científico tecnológicos puede auspiciar nuevamente la entrada de inmigrantes”.

HISTORIADOR SERGIO LAUSIC EXPUSO SOBRE INMIGRACIÓN EXTRANJERA EN CHILE

26-08-2008 - 10:38
El Círculo de Profesionales y Empresarios Croatas de Magallanes sesionó hace algunos días con su acostumbrado almuerzo del segundo sábado de cada mes.

En esa ocasión presentó a los socios y público asistente una exposición el historiador y académico de la Universidad de Magallanes, prof. Sergio Lausic Glasinovic, un tema sobre la Inmigración extranjera en Chile durante el período 1930 a 1950.

Este trabajo a base de estadística descriptiva y utilización de fuentes históricas del Ministerio del Interior, existentes en el Archivo Histórico Nacional, concitó el interés de todos los asistentes, toda vez que se trata de un trabajo totalmente inédito en el campo de la historiografía nacional en relación a los estudios inmigratorios.

En su trabajo el historiador Lausic explica que los ciudadanos extranjeros residentes en Chile en ese período, optaron por la nacionalidad chilena, toda vez que en sus patrias de orígenes se habían producido cambios traumáticos que inhibían su retorno.

En este sentido se menciona la guerra civil española, las persecuciones a lo miembros de las comunidades judías en Europa, la Segunda Guerra Mundial y los cambios que de ella se desprenden, como fue la hegemonía soviética sobre países de Europa central, como las transformaciones políticas de la Yugoslavia de esos tiempos. Igualmente se menciona las situaciones de anormalidad en el Cercano Oriente que mantenía a toda el área sumida en un profundo enfrentamiento.

Es así que las comunidades árabes, judías y los denominados yugoslavos, en su gran mayoría pertenecientes a la nación croata, decidieron no sólo permanecer en Chile, sino que optar por la nacionalidad chilena como decisión de permanencia definitiva.

Todo lo anterior para una importante cantidad de efectivos que fueron la base de un trabajo de investigación exploratoria.

Se valora el aporte significativo de estas comunidades extranjeras al crecimiento económico y cultural de Chile, tanto de los llegados como de los descendientes nacidos en suelo chileno. De hecho se comprueba que Chile es uno de los países de mayor recepción de miembros de la comunidad judía en América, después de EE.UU y de Argentina. Igualmente la colectividad croata expandió sus actividades en el mundo de los negocios desde las tierras áridas salitreras hasta los confines patagónicos australes, para afincarse en un número no menor en Valparaíso y Santiago.

Los puertos o áreas de ingreso de estos inmigrantes son en importancia Santiago, Valparaíso, Antofagasta, Punta Arenas y en menor número Concepción. De alrededor de 900 casos presentados prácticamente las tres cuartas partes son varones que se avecindaban en Chile fundamentalmente por razones laborales y de negocios.

Justamente basado en este modelo de apoyo a la inmigración extranjera que manifestara en su momento el Estado chileno, hoy igualmente el tema de políticas hacia la inmigración extranjera vuelve a ganar posibilidades de aplicación. Lo anterior significa crear políticas de atraer a inmigrantes que aporten con su calidad científica y tecnológica o su experticia laboral al nuevo desafío de crecimiento de Chile, toda vez que para avanzar en el desarrollo y mejorar las posibilidades de Chile en los mercados internacionales y transcurrir hacia una mejor calidad de vida de sus habitantes se requieren cambios rápidos en la investigación de frontera. Lo anterior significa, de acuerdo con la visión del historiador Sergio Lausic, que Chile para enriquecer su calidad humana en los campos científico tecnológicos puede auspiciar nuevamente la entrada de inmigrantes, pero ahora especialmente de aquellos que pueden aportar a generar conocimientos y aplicación de ellos para las grandes trasformaciones que el país demanda, para mantenerse con éxito a futuro en la sociedad del conocimiento y la nueva mundialización, llamada globalización.