Réplica de la embarcación zarpará el 22 de mayo de 2010 desde Chiloé.

REVIVEN VIAJE DE LA GOLETA ANCUD AL ESTRECHO DE MAGALLANES DE 1843

26-07-2009 - 11:28
Revivir el histórico viaje de la goleta Ancud, cuya tripulación tomó posesión del Estrecho de Magallanes sólo 24 horas antes que los franceses, es el gran sueño que el navegante chileno Jaime Vogel von Appen hará realidad. Conocedor de los mares australes, decidió construir una réplica navegable de la goleta para zarpar el próximo 22 mayo de 2010 desde Ancud rumbo a Punta Arenas con una tripulación de 10 personas. Surcarán las aguas por el mismo track náutico de unas 900 millas (1.620 km) que cubrió en cuatro meses, entre mayo y septiembre de 1843, la expedición del capitán Juan Williams para anexar al territorio chileno las tierras situadas en el extremo austral.
"Todo se inició a partir de un sueño. En 2005 soñé que debía construir la goleta Ancud y luego emprender el mismo viaje. Ya despierto, comprendí que era un hito clave para Chile y que la gesta estaba prácticamente olvidada", cuenta Vogel, capitán de la nueva Ancud, quien bautizó el proyecto como "Patagonia: el sueño de una misión olvidada".
La réplica navegable de la goleta ya se construye en un astillero de Ancud, Chiloé, desde 2005. La estructura de la nave está casi lista, y ahora comenzará la instalación de los aparejos (mástiles y velas). Hasta la fecha se han invertido unos $30 millones en este desafío.
El proyecto cuenta con el apoyo de la Comisión Bicentenario, de la Armada, Ejército, Carabineros, Ministerio de Educación, Consejo Nacional de la Cultura, la Municipalidad de Punta Arenas y de la Corporación Patrimonio Cultural de Chile.
El objetivo es revivir el valeroso viaje de 21 hombres y 2 mujeres, en una barcaza de apenas 15,8 metros de largo y 3,8 m. de ancho. En esa época, el gobierno de Manuel Bulnes le encomendó al intendente de Chiloé, Domingo Espiñeira, construir un barco y enviar una expedición para consolidar la soberanía nacional.
En el casco, la quilla y las cuadernas se usaron maderas nativas: robles, alerce y mañío. En los remos, avellano, por su firmeza y elasticidad. Se trabajó contra el tiempo, y el 22 de mayo de 1843, la goleta Ancud -pintada de blanco y verde- puso proa al sur. Al mando del capitán Williams, la nave soportó durísimas condiciones de navegación rumbo al Golfo de Penas, con olas de hasta diez metros y tuvo que reparar daños. Pese a todo, el 18 de septiembre de 1843, la "Ancud" ingresa al Estrecho de Magallanes, y tres días más tarde, en el Puerto del Hambre (Port Famine), tomó posesión de esas tierras a nombre del Gobierno de Chile. El 22 de septiembre llega el vapor francés Le Phaeton, que venía a adjudicar estas tierras a Francia.
A 10 meses del zarpe en Ancud, Vogel selecciona tripulantes (varios navegantes de Chiloé y Magallanes), documentalistas para el registro, y reúne fondos. "Poner en su justa medida histórica esta gesta de chilenos vale todo el esfuerzo'', asegura.

(Noticia El Mercurio
JUAN CARLOS ULLOA)