Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
DOMINGO 17 DE DICIEMBRE TRANSMISIÓN ESPECIAL ELECCIONES - Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar

De la Prensa Internacional.
LOS EFECTOS DE LA GLOBALIZACIÓN EN EL LENGUAJE
29-05-2010 - 08:32:29

0
0 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir
El 'globish', una extraña forma de inglés, domina el planeta Robert McCrum, autor del nuevo libro Globish: cómo el ingles se convirtió en el idioma del mundo, cita los eslóganes de las campañas de Barack Obama como ejemplos de la nueva variante de inglés globalizado y descafeinado que "empieza ya a independizarse en sintaxis y vocabulario de su pasado lingüístico". "Estuve en EE.UU. cuando escribí el libro y me di cuenta de que Obama es el ejemplo perfecto del globish", explicó McCrum, director del dominical británico The Observer e historiador de la lengua inglesa.
Pero quizás no es Obama sino publicistas como en España los que han acuñado el lema más paradigmático de la nueva era del globish. Yes we want, el eslogan de promoción del programa de enseñanza bilingüe de la Comunidad de Madrid, omnipresente en vallas publicitarias en la capital española, no solamente parafrasea al globish obamiano sino que es gramaticalmente incorrecta. Prescinde de aquellos molestos verbos auxiliares y de la manía de los nativos de contestar "yes we do" cuando se les pregunta: "Do you want to?".

Globishes el término acuñado hace 15 años por el ejecutivo francés de IBM Jean-Paul Nerrière, uno de los primeros en darse cuenta de que los 4.000 millones de personas, una tercera parte del planeta, que usan el inglés como segunda lengua, se entienden mejor entre ellos que con los nativos. "Me di cuenta en el Este Asiático que era mucho más fácil hablar en inglés con mis compañeros japoneses y coreanos que con los británicos y estadounidenses; cometemos s errores pero cometemos los mismos errores", dice Nerrière en un vídeo de promoción de sus libros Decouvrez le globish y Parlez globish.

Para Nerrière, el globish –con un vocabulario de solamente 1.500 palabras y gramática estandarizada–, es la perfecta herramienta para los negocios transnacionales. McCrum coincide: "Es una lengua franca. Una simplificación demótica. Aprendes inglés y acabas hablando globish".

La expansión del globish es tan fuerte que en el circuito global de conferencias empresariales los nativos empiezan a ser menos solicitados que los globish-hablantes. Estos no tienen acentos regionales de Texas o Newcastle y no se empeñan en contar chistes al inicio del discurso. "Una regla del globish: nada de chistes", bromea Nerrière.

Pero para McCrum el globish es mucho más importante. "Me he apropiado con su beneplácito del término de Nerrière pero lo he ampliado para referirnos a una cultura angloamericana globalizada que no es sólo lingüística", dijo. Abarca desde Yes we can hasta la gira mundial de La Royal Shakespeare Company, de la incorporación del rebuscado vocabulario de Harry Potter a la lengua de niños alemanes o al rap del inmigrante chino canadiense DJ Static. Se resume en el hecho de que el 80% de las páginas web a escala mundial se escribe en el idioma de William Blake y, más relevante, de William Gates. El globish es el lenguaje del "capitalismo globalizado e internet", dice McCrum. Pero es de protesta también. En Grecia las pancartas decían "PIGS fight back". Hasta los integristas usan globish. "En el 2007, cuando hubo protestas contra aquel dibujo danés de Mahoma una de las pancartas decía en inglés "Freedom of expression: go to hell"", dice. "Es un ejemplo típico del globish: cuando nuestra cultura y lengua son reimportadas para atacarnos".

Benedict Anderson, cronista de los nacionalismos del siglo XIX en Comunidades imaginadas, califica el inglés globish como "una especie de latín global hegemónico posclerical". Pero, a diferencia del latín, el inglés, –un idioma "mestizo en tiempos de Shakespeare y ahora también"–, puede ser "simplificado de manera directa; los verbos no se conjugan, no hay academia". Esto data del siglo IX, "cuando Alfredo el Grande quiso estandarizar un idioma para hacer frente a los vikingos", dice McCrum.
El globish se fragmentará como el latín? A fin de cuentas ya hay muchos híbridos. No sólo el englasian –vocabulario inglés en un marco sintáctico de mandarín e hindi– sino el manglish, o konglish, inglés incorporado al malayo y al coreano. "Hay fuerzas centrífugas y centrípetas también", dice McCrum. Pero "lo que diferencia el globish del latín es la televisión, la banca global, el internet. Este no es un mundo fragmentado como el medieval". Es más probable, que el globish "deja margen a nacionalismos lingüísticos locales", vaticina.


"(De Andy Robinson, en lavanguardi.es, una colaboración de Marco Antonio Barticevic Sapunar, desde Maputo, Mozambique)"









Ud. es el visitante nro.:
357359935

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.