"No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos.(Albert Einstein)"

COMUNICADO CORPORACI覰 NACIONAL DE ESTUDIANTES DE CIENCIA FORESTALES SOBRE INCENDIO EN TORRES DEL PAINE

15-01-2012 - 08:43
Nuestro pa韘 posee dos riquezas importantes e invaluables: su pueblo y el patrimonio natural que este guarda. Este 鷏timo desde hace ya muchos a駉s, viene siendo una v韈tima m醩 de la excesiva e inmersa explotaci髇 del hombre y de la ineficiente gesti髇 administrativa del organismo estatal de nuestro pa韘. El incendio acontecido en el Parque Nacional Torres del Paine es una vez m醩 el fiel reflejo de la imprudencia e inconsciencia del ser humano respecto a los temas del cuidado y protecci髇 de nuestro medio ambiente, sumado a este gran desastre se ha puesto en fiel evidencia las falencias que tiene la gesti髇 p鷅lica con respecto a como esta preserva, conserva,
fiscaliza y gobierna, tanto a nuestro bien ambiental como a las personas que trabajan en 閘.



Para los Estudiantes de Ciencias Forestales, futuros profesionales del pa韘, es de suma importancia que el estado otorgue la total importancia y relevancia a toda nuestra flora y fauna de manera m醩 tangible, y no por medio de los t韕icos discursos pol韙icos de cada a駉 en donde se nombran como prioridad la protecci髇 de estos, en contra posici髇 a los hechos que se observan constantemente en materia ambiental como es la contaminaci髇 de nuestras aguas y tierras por parte de las grandes empresas, a las cuales el estado de Chile atiende y favorece en desmedro de lo que nos pertenece como
chilenos. Creemos que es muy necesaria una real y justa pol韙ica p鷅lica forestal y ambiental, que sea financiada adecuadamente y fiscalizada en pro de la defensa de nuestros ecosistemas, en donde el estado se haga cargo de la totalidad de nuestro patrimonio, sin concebir la idea de que nuestras 醨eas silvestres protegidas estar醤 mejor en manos de privados. Estimamos que unas de las principales preocupaciones, como anteriormente mencionamos, debe ser la preservaci髇 y conservaci髇 de nuestros bosques para as lograr
la mantenci髇 de su biodiversidad para las futuras generaciones y no, como pudimos observar a trav閟 de los medios, el nerviosismo que preocupaba a los empresarios por la p閞dida monetaria que esto representaba al no poder abrir el parque al p鷅lico. El estado debe asumir 韓tegramente su rol protector.



El ente p鷅lico debe darle la facultad y herramientas adecuadas a las
personas que dedican su vida a la protecci髇 y conservaci髇 de nuestros parques y reservas nacionales. Est debe proporcionar los recursos necesarios para cubrir todas las 醨eas que se encuentras desprotegidas, las cuales son alrededor de un 40%, e invertir lo necesario para mejorar en las ya protegidas, tanto en infraestructura como en el personal necesario para cumplir todas las labores de protecci髇 de una manera m醩 髉tima. La cifra de funcionarios con respecto a la cantidad total de 醨eas protegidas asciende a 1 guardaparque por cada 33.726,60 hect醨eas de 醨eas silvestres,
lo que certifica la gran insuficiencia en la cantidad de personal. Por otro lado, el estado debe brindar la indumentaria apropiada y actualizada a nuestros brigadistas que arriesgan su integridad combatiendo los incendios forestales, as como tambi閚 fiscalizar las normas de seguridad para que posteriormente no tengamos que lamentar la perdida de nuestro recurso humano
en manos del fuego por la inconsciencia de otros.

Es totalmente necesario e importante una ya reformulaci髇 de c髆o se esta llevando acabo la administraci髇 de estas 醨eas, para as evitar desastres tan lamentables como est, pero para esto es imprescindible tener la informaci髇 oficial que nos permita discutir y decidir todas las pol韙icas correctas que se deben aplicar en pos de regenerar y fortalecer el manejo de nuestras 醨eas silvestres protegidas por el estado.



Para terminar, emplac閙onos como sociedad a reflexionar sobre el valor real que le otorgamos a lugares tan hermosos como este. Nuestra Naturaleza es m醩 que un lugar tur韘tico, m醩 que unas buenas vacaciones, m醩 que una bonita portada, es un espacio que se debe respetar desde las ra韈es de nuestra cultura. Los bosques centenarios de nuestro pa韘 no deben resignarse ante
nuestra indolencia, aprendamos a respirar junto a ellos.