Destacó el trabajo preventivo destinado a evitar accidentes laborales.

OBISPO DESTACÓ LAS BUENAS CONDICIONES EN QUE SE ENCUENTRAN LOS TRABAJADORES EN MINA INVIERNO

21-08-2012 - 10:33
Apreciar en terreno cómo viven y trabajan quienes se desempeñan en Mina Invierno, en Isla Riesco. Ese era el objetivo central de la visita que realizó el obispo de Magallanes, Bernardo Bastres, en compañía del gerente regional de la empresa, Guillermo Hernández, y la jefa del área de Relaciones Comunitarias, Amada Catrilef.
Para el obispo Bastres su visita a Mina Invierno no perseguía un análisis técnico, sino más bien la necesidad de conocer las reales condiciones en que se encuentran los trabajadores tanto de la empresa como de las firmas contratistas. Y reconoce que retornó a Punta Arenas con la mejor de las impresiones.
Aclaró que “nunca me he opuesto a ninguna explotación de los recursos naturales, porque así lo dice el Papa y así lo sostiene la Iglesia: si el Señor nos dio recursos naturales es para que los explotemos, hacerlo siempre con criterio, sabiendo que no podemos depredar y al mismo tiempo tampoco sacralizar, porque de lo contrario todavía estaríamos viviendo a la intemperie”.
Planteó que es el Estado quien debe establecer la normativa vigente en materia legal y, por lo tanto, es el ente llamado a determinar cómo funcionará. Entonces avala que Mina Invierno haya cumplido con las leyes que el Estado ha impuesto y ha propuesto.
Junto con destacar el ambiente de trabajo, resaltó la calidad de las instalaciones tanto para los operarios de Mina Invierno como los de las empresas contratistas. “Las ventajas que tiene el trabajador que está allí comparado con otros lugares de la región, me parece que están aventajados. Me encontré con una sala para ver televisión muy cómoda, que tenían la posibilidad de internet, juegos electrónicos y un gimnasio hasta con profesor. Ese ‘plus’ habla bien de la empresa. Después los dormitorios todos calefaccionados y las camas que son muy dignas. Personalmente me gustaron las instalaciones”, señaló.
Valoró las normas de prevención que se están aplicando, donde todos los trabajadores cumplen con exigencias de vestuario e implementación general, y toman las precauciones para evitar accidentes laborales. “Todo eso me parece muy bien y eso es lo que nos interesa a nosotros como Iglesia: que las personas se dignifiquen en el trabajo y no sólo sea una fuente económica. Incluso vi que el servicio de comida está externalizada a través de Sodexo, y que la alimentación es bastante buena. En ese sentido me parece bien el alojamiento, la alimentación y cómo están”, opinó.
A juicio de la autoridad eclesiástica el trabajo que Mina Invierno está realizando puede convertirse además en una atractiva oportunidad para la formación de futuros técnicos y profesionales de Magallanes. En ese sentido se refirió a las prácticas estudiantiles que realizan alumnos de liceos técnico-profesionales, que para ello cuentan con tecnología e infraestructura de primer nivel para fortalecer los conocimientos aprendidos en el aula.
Aprovechando su visita a las instalaciones de Isla Riesco, el obispo Bastres bendijo una moderna ambulancia que será utilizada para atender eventuales emergencias. Mencionó el interés por invertir en equipamiento de alto nivel y abogó porque se sigan manteniendo los altos estándares de seguridad laboral. Dijo que en la ceremonia “le pedimos al Señor que bendiga al paramédico y al chofer, porque son ellos los que tienen una gran responsabilidad en caso de emergencia. Y lo segundo que le pedimos es que ojalá nunca se ocupe la ambulancia para casos de emergencia. Si cumplen con las normas de seguridad se supone que la ambulancia será un medio sólo para casos extremos y así esperamos que sea”.


Lectura

VISITA OBISPO MINA INVIERNO

Un aspecto de la visita del obispo de Magallanes a Mina Invierno. De izquierda a derecha el gerente regional de la empresa, Guillermo Hernández, el Padre Obispo Bernardo Bastres, y el jefe de operaciones de Mina Invierno, Héctor Mondaca.