Polar Comunicaciones
Señal en Vivo Tv Señal en Vivo Radio
mayo 1, 2015
Imprimir

ESTRÉS AFECTA AL CORAZÓN

Especialista entrega tips para combatir males cardíacos.

El estrés es un proceso natural del cuerpo, que genera una respuesta automática ante condiciones externas que resultan amenazadoras o desafiantes. Cuando la persona se encuentra estresada su presión arterial aumenta y con ello el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

La cardióloga de Vidaintegra, María Victoria Hernández, dice que el estrés es considerado el gatillante de numerosas enfermedades cardiovasculares en individuos susceptibles: isquemia cerebral (ictus) y sobre todo miocárdica (angina de pecho, infarto sintomático o asintomático).

También se asocia a hipertensión arterial y a arritmias malignas. A su vez, potencia el resto de los factores de riesgo cardiovascular.

“El estrés obliga al corazón a trabajar más intensamente. Las coronarias, que nutren al músculo cardíaco, requieren mayor aporte energético. Además, la sangre se espesa y las arterias se vuelven menos reactivas o elásticas; se acumulan así sustancias nocivas en su pared, de forma que la sangre circula con mayor dificultad”, señala.

Cuando el individuo se estresa aumentan la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Esta última aumenta porque se produce un incremento de la demanda miocárdica, mientras que la presión arterial aumenta producto de una mayor tensión arterial de oxígeno, el tono y reactividad vascular.

Según indica la especialista de Vidaintegra, el grupo etario en riesgo va a estar determinado por el tipo de estrés.

“Existen distintos tipo. El estrés físico (ejercicio físico, cirugía) y el mental o psicosocial (estrés personal, social y laboral). Todo dependerá de la susceptibilidad de cada persona al estrés”, remarca.

Y añade que «lo más importante es estar alerta a los síntomas: taquicardia o algún tipo de arritmias, aumento de la presión arterial, dolor al pecho, angustia, entre otros”.

CÓMO SE ENFRENTA

El estrés debe manejarse de forma multidimensional e interdisciplinar. Por tanto, es necesario abordar el estrés físico y emocional tanto en la esfera personal como en la social.

“El médico no tiene que ser el único profesional implicado. Deben existir equipos que también incluyan a otros profesionales de la salud, como enfermeros, fisioterapeutas, psicólogos, nutricionistas, entre otros”, apunta.

► Existen distintos niveles de actuación frente al estrés:

► Prevención primaria: Combatir los agentes estresores.

► Prevención secundaria: Detección precoz de individuos con estrés.

► Prevención terciaria: Va dirigida a los pacientes que sufren enfermedades relacionadas con estrés, para que puedan recuperarse y volver a su vida normal. El tratamiento del estrés incluye medidas farmacológicas y, sobre todo, no farmacológicas.

ENFERMEDADES

Las personas afectadas se exponen a las siguientes enfermedades:

► Digestivas: úlcera, enfermedad inflamatoria intestinal, colon irritable.

► Ginecológicas: disfunción eréctil, amenorrea, anorgasmia.

► Dermatológicas: reacciones alérgicas, dermatitis.

► Trastornos nutricionales: bulimia, anorexia.

► Neurológicas: cefaleas tensionales, insomnio.

► Osteomusculares: contracturas, artralgias, fibromialgia autoinmunes.

► Emocionales: depresión, ansiedad, delirios.

 

La Nación

© Copyright 2022 RadioPolar.com Todos los derechos reservados.