Polar Comunicaciones
Señal en Vivo Tv Señal en Vivo Radio
noviembre 8, 2012
Imprimir

LA MUJER EN LOS PROVERBIOS AFRICANOS

De la Prensa Internacional. Colaboración de Marco Barticevic Sapunar. Un magallánico en África.

Las sociedades africanas tienen sus bases en un sistema jerárquico en el que manda el de más edad. Esto lo sabe todo el mundo. Pero una cosa que también está muy presente, es el rol que se le asigna a la mujer en estas sociedades. Las sociedades del África negra son machistas, ¿para qué lo vamos a negar? Pero el machismo africano es un machismo raro, un machismo insólito que tampoco deja de serlo y que se rebaja a la dominación del hombre sobre la mujer en el ámbito conyugal y matrimonial. La mujer tiene que obedecer a su marido. Le debe respeto y docilidad. Una exégesis tan anclada en la mente de las propias mujeres que muchas se enorgullecen de ellos y esto hace que muchas veces cualquier mujer con un poco de sed de independencia es verbalmente y violentamente reprendida por los hombres y por las otras mujeres… Un machismo más incrustado incluso en la mente de las propias mujeres que la de los hombres. Un machismo en el que la mujer, aunque sea independiente, siente un arduo deber conyugal para con su marido. Un machismo social en el que a la mujer se le asigna «roles de mujeres» a los que, como buena mujer, se tiene que adaptar.
Triste.
El machismo africano es raro porque fuera del ámbito conyugal, la mujer tiene un poder absoluto tal que muchas veces parecen ser las que mandan. Fuera del ámbito conyugal, la mujer es considerada sagrada y respetada porque es a ella a quien recae la educación de los niños. En las calles, hay una veneración completa hacía la figura de la Mujer, como ejemplo de sabiduría, de seriedad y de sensatez. Es venerada como diosa y se le rinde un culto como mujer que es. Y como diosa que es, no puede dejar su cuerpo a la vista, por lo que tiene que ir bien tapada. Tampoco puede ir por allí, tarde en la noche deambulando en ámbito de alegría permisiva o beber cosas que inducen al comportamiento propio de mujeres…
Sí. También triste.
La dualidad de la realidad de la mujer en las sociedades africanas se ve en los proverbios en los que la mujer es ruin, calculadora y entremetida, a la vez que indispensable, preciosa y fuente de prosperidad infinita. Es indispensable en todo su ser. Es la pieza fundamental de la familia. El pilar fuerte y central de toda una estructura. Es la fuente de la tranquilidad, de la paz y de la revitalizad. Aplaca el hombre en su sed y le da fuerza.
Educar a una mujer es educar toda una nación
La mujer se viste a sí misma.
Las mujeres pueden decir muchas tonterías pero tonto el que no las escuche…
Donde las mujeres quieren fama, los hombres quieren reputación.
Las mujeres no necesitan a un jefe para organizarse.
El amor por una mujer puede cambiar un hombre malo en un hombre bueno.
La mujer es la que sabe el camino que lleva al agua.
Si de la familia, el hombre es la cabeza, la mujer es el corazón.
Mucha descendencia femenina es símbolo de perdurabilidad de la familia.
Para caer bien en una familia, hay que caer bien a las mujeres de esa familia.
Una mujer no sólo son dos tetas. Las cabras también tienen dos.
Casarte con una mujer puede darte derecho a su cuerpo, pero no a sus pensamientos.
La mujeres se espabila como una condenada, aunque nadie se de cuenta.
La mujer es el cinturón que aguanta el pantalón del hombre.
Quien habla mal de una mujer delante de otras, se quedará soltero.
Que dios no te haga lo que dice tu madre, ni lo que piensa tu mujer.
Pero a parte de esos proverbios, hay otros que no son nada más que afirmaciones injustas, sin fundamentos pero muy extendidas en las mentes machistas de las sociedades africanas.
Comer con una mujer es comer con el diablo.
la mujer no tiene derecho a hablar ante un hombre.
País de mujeres, país de mentiras.
La cantidad de chismorreos que sabe una mujer no le cabe en su bolso de mano.
La fuerza de la mujer está en su boca.
No confíes nunca tus secretos a una mujer.
Cuando las mujeres se encuentran, lo que tienen en el fuego se quema.
¿Qué más da que una mujer sea guapa si es incapaz de presentar un plato bien preparado?
Si quieres guardar un secreto, no se lo cuentes a tus amigo y aún menos a tu mujer.
Que la sonrisa sea bonita, no quiere decir que la mujer sea buena persona.
Quien no quiere una mujer habladora, se quedará soltero.
Una mujer sin marido es una mujer son soporte.
Quien se casa con una “belleza” se casa con problemas.
No seas impaciente para casarte porque sino tu suegra será más guapa que tu mujer.
Lo único que pienso muchas veces es qué hacer para poder cambiar todo esto. Reconforto mi consciencia pensando que a lo mejor hablando de ello, cambiaremos algo. Aunque confío en la educación cada vez más presente en estos países para que muchas mujeres se den cuenta de que lo único válido es el proverbio de arriba y que es verdad aquello de que: “La mujer es la madre de la humanidad”.
(Publicado en yaivi.blogspot.com)

© Copyright 2022 RadioPolar.com Todos los derechos reservados.