El miércoles 14 de octubre se estrenará en Punta Arenas.

MIRADOC ESTRENA SURIRE: UN VIAJE ÚNICO AL ALTIPLANO CHILENO

12-10-2015 - 15:39
Bettina Perut e Iván Osnovikoff son responsables de algunos de los documentales más arriesgados de la cinematografía chilena. Cuatro años después de La muerte de Pinochet, regresan con Surire, película que retrata a un puñado de ancianos, últimos sobrevivientes de la cultura aymara, que habitan el altiplano chileno en la frontera con Bolivia

La cinta ha sido distinguida con el Silver Nanook, a la Mejor Propuesta Artística, Flahertiana Documentary Festival, Rusia; Mejor Película Chilena, en el Santiago Festival Internacional de Cine, SANFIC 2015; Premio Kinêma, Film Commission Chile, con el cual el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes distingue a la producción que mejor potencie locaciones nacionales y que permitirá a sus creadores participar en el festival de Cannes 2016; y Mención Especial del Jurado, en el Festival Ventana Andina 2015, Jujuy, Argentina.

La cinta se estrenará en Punta Arenas el miércoles 14 de octubre, a las 20:00 en Cine Estrella, Mejicana N° 777. La entrada tiene un valor de $1.500 Público General; $1.000 Estudiantes y un cupo de ingresos gratuitos que se deben solicitar al correo miradocmagallanes@gmail.com.

Es el séptimo trabajo de la pareja de realizadores que ha recibido premios y elogios por Chi-chi-chi Le-le-le Martín Vargas de Chile (2000), Un hombre aparte (2002), El astuto mono Pinochet (2004), Welcome to New York (2006), Noticias (2009) y La muerte de Pinochet (2011). La dupla nos transporta en esta ocasión, a un fascinante escenario natural situado a 4.300 metros de altura, donde los elementos naturales engalanados por flamencos, llamas y vicuñas, conviven con una faena minera de extracción de bórax.

“El rodaje fue muy exigente”

La idea de Surire nació en mayo de 2008 cuando los directores buscaban locaciones para Noticias. “Buscando un salar con flamencos fuimos a dar a Surire”, señalan. “Nos alucinó el paisaje, el silencio, el aislamiento, las transformaciones que experimentaba el lugar en pocos minutos, los animales y plantas, la aparente virginidad de lo que nos rodeaba. ‘Qué ganas de instalarse a hacer una película aquí’, comentamos. Ahí partió la idea, de una fascinación por el lugar”.

Allí se encontraron con una serie de personajes. “Al primero que conocimos fue a Dardo Aguilar, el guardaparques de CONAF. Llegó a Surire a trabajar en la mina cuando recién se estaba instalando y era un todo muy duro. Ahora está casado con una lugareña y, además de ser personaje, su ayuda fue muy importante para nuestro trabajo. A través suyo llegamos a Clara, que vive en Paquisa, un bofedal y laguna que su familia ocupó desde inicios del siglo XX y en el que las cabezas de ganado se contaban por miles. Cuando la conocimos, inmediatamente nos capturó su personalidad, la relación con sus perros, y sus pies porque a través de ellos uno accede a la fortaleza de esta mujer que vive sola a 4.300 metros de altura, en condiciones climáticas y de aislamiento extremos. A pesar de eso, ése es el lugar en el que ella prefiere vivir y en el que quiere morir”.

Perut y Osnovikoff reconocen que el proceso no fue fácil. “El rodaje fue muy exigente. Cada vez que llegábamos, los tres primeros días eran muy duros, sobre todo en las noches: la falta de oxígeno no te deja dormir por la taquicardia, el dolor de cabeza, etc. Además estaba la desconexión total, sin teléfono, televisión ni radio, nada. Después nos fuimos acostumbrando a eso, pero siempre fue duro. Cuatro veces quedamos atrapados con la camioneta en la nieve o el lodo, y dos tuvimos que pasar la noche a la intemperie, bajo lluvia torrencial, con rayos cayendo a pocos metros, terrible. Pero cuando las cosas empezaban a fluir, íbamos consiguiendo material que sentíamos valioso, y nuestra relación con el lugar y los personajes se iba consolidando. Surire se fue transformando en algo muy querido y, mientras montábamos, la nostalgia del lugar era fuerte”.

Sobre la experiencia de enfrentar el filme, los realizadores confiesan: “Mucha gente que ha visto la película nos comenta que es un verdadero viaje: que los transporta e instala en Surire junto a sus personajes, con una cercanía que los sorprende. Para nosotros eso lo resume todo. Lo que buscamos es trasmitir nuestra mirada sobre este lugar que nos alucinó, pero que sea el propio espectador el que enfrente este mundo de manera autónoma, como si fuera él mismo el protagonista del viaje. Un viaje no sólo en el espacio, sino también en el tiempo”.

El cortometraje telonero de Surire, será Gallinas Carnívoras, dirigido por David Belmar y producido por Fundación MAFI. Nos traslada al sur del país, a una escena surrealista donde un grupo de gallinas hace de las suyas a costa de un cordero a medio faenar. Malalcahuello, Curacautín, región de la Araucanía. Año 2013. Duración: 1:08

FICHA TECNICA SURIRE
Dirigida por Bettina Perut, Iván Osnovikoff. Casa productora Perut + Osnovikoff, Taskovski Films, Dirk Manthey Film. Producción Ejecutiva Bettina Perut, Iván Osnovikoff, Irena Taskovski, Dirk Manthey. Dirección de Fotografía Pablo Valdés. Montaje Bettina Perut, Iván Osnovikoff. Sonido Directo Iván Osnovikoff. Distribuye MiraDoc.
REDES SOCIALES
Facebook: perut.osnovikoff | Twitter: @perutosnovikoff | Instagram: perutosnovikoff