Christian Adema Galetovic, gerente regional Aguas Magallanes.

SANEAMIENTO Y MEDIO AMBIENTE

05-06-2021 - 12:28
Recuperar nuestros ecosistemas para 2030, en orden a garantizar la salud de los habitantes del planeta. Este es, en resumen, el llamado de la Organización de Naciones Unidas, que este 5 de junio conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente, enfatizando que esta es una nueva oportunidad “para recordar el enorme valor de la naturaleza y la importancia de protegerla”, para lograr un futuro más sostenible.

Es un mensaje que nos toca muy de cerca en nuestra compañía, dado el rol que cumplimos. Primero, por el terreno avanzado estos años y luego por los desafíos que estamos enfrentando marcados ya por el cambio climático.

Así, sobre los avances, en el caso de nuestra empresa y de la industria sanitaria, no hay que retrotraerse demasiado. A fines de los años 90, Chile -incluida nuestra región- se comprometió con la cobertura en tratamiento y disposición adecuada de las aguas servidas. Para entonces, gran parte de las aguas utilizadas en los hogares regresaba directamente al Estrecho de Magallanes y el canal Señoret, sin ningún tipo de tratamiento, contaminando no solo el entorno y sus playas, sino que además poniendo en riesgo la salud de las personas.

Actualmente nuestro grupo, Aguas Nuevas, desarrolla diversos procesos de gestión ambiental, tales como la certificación a la norma ISO 14.001, que tiene por objeto establecer estándares especiales e internacionales de operación ambiental, el monitoreo permanente de los componentes ambientales con los que hay interacción y un equipo especialista preocupado por mantener los mejores parámetros ambientales. Adicionalmente, avanzamos con la disposición benéfica de lodos en suelos agrícolas en zonas con baja fertilidad, con lo que logramos realizar un proceso completo de economía circular. Además, hace algunos años implementamos la medición de la huella de carbono con metas importantes de reducción.

Hoy, en nuestro país, luego de un proceso intensivo de inversiones en estos 20 años, los datos hablan por sí solos: 16,8 millones de chilenos en zonas urbanas -que es donde nos desenvolvemos- se benefician del acceso a alcantarillado y tratamiento de aguas servidas, y la realidad medioambiental de ríos, lagos y playas es infinitamente superior.

¿Significa que con esto se da por cumplida la tarea en cuanto al cuidado del medioambiente y los ecosistemas? En ningún caso. En Aguas Magallanes estamos comprometidos con la mejora continua, y solo por mencionar algunos proyectos, a pesar de las dificultades generadas por la crisis del Covid 19 hemos avanzado en relevantes obras, como la ampliación de las plantas de Producción de agua potable de Punta Arenas y Puerto Natales. Adicionalmente, y lo decimos con mucho orgullo, en nuestra planta de tratamiento de aguas servidas de la capital de Última Esperanza, podemos afirmar que cumplimos con la disposición final del 100% de biosólidos para el mejoramiento de suelos agrícolas, contribuyendo con ellos al cuidado del medio ambiente.