Soy Reportero.

CARTA ABIERTA AL CICLISTA ALEM罭 ATROPELLADO POR UN COCHE EN LA RUTA 3 EN TIERRA DEL FUEGO

05-04-2013 - 08:44
Escrita por Maud Bailly, viajera ciclista de B閘gica (contacto : maud.bailly@no-log.org)


Este Jueves 28 de marzo por la ma馻na, partiste del pueblo de Tolhuin dese醤dome un lindo viaje. Cabalgaste tu bicicleta cargada con alforjas y desapareciste por la esquina de la calle. La tarde de ese mismo d韆, tu viaje termin para siempre. Atropellado por un motorhome en la ruta 3 que cruza Tierra del Fuego, a unos 15 kil髆etros de R韔 Grande. Un final tr醙ico.

Hab韆mos intercambiado algunas palabras entre la noche anterior y aquella ma馻na, esas que suelen intercambiarse entre viajeros ciclistas cuyos caminos se cruzan. Hab韆s iniciado tu viaje en la Amazon韆 brasile馻, hab韆s bajado hasta el extremo sur del continente y ahora iniciabas tu ascenso hacia el extremo norte. Te fuiste de este planeta en plena realizaci髇 de este sue駉 que el com鷑 de la gente llama una locura . Algunos creen que pertenecemos a una especie fuera de la norma, nosotros, viajeros ciclistas, atravesados por una vena de locura que nos lleva a recorrer el mundo en este veh韈ulo de dos ruedas cuyo 鷑ico motor es nuestra energ韆 corporal. Sin embargo, somos muchos por el mundo los que hemos adoptado la bicicleta para movernos, aunque sea para ir a la otra esquina.

Este amor com鷑 por la peque馻 reina (as se sol韆 llamarla en franc閟) crea un v韓culo sagrado que une los ciclistas de todo el orbe. Por ello, esta tragedia me conmociona y decid tomar mi pluma.

Para gritar mi ira. Para que tu muerte no sea en vano.

Escuch que habr韆 sido una r醘aga de viento la que te proyect en la carretera cuando un motorhome pretend韆 sobrepasarte. Todos sabemos que el quid del problema no es el viento que soplaba con violencia aquel d韆, tal como suele hacerlo en la Patagonia. El quid del problema, en nuestro d韆 a d韆 como ciclistas, es la inseguridad patente que nos amenaza en las rutas. Partidarios del ciclismo, todos hemos experimentado en alg鷑 momento la traum醫ica experiencia de sentirnos a dos dedos de la muerte, porque un coche nos pas demasiado cerca, demasiado r醦ido. Y en esas rutas rectil韓eas de la pampa patag髇ica, es a menudo a m醩 de 150 km/hora que nos sobrepasan.

Ese cuerpo inerte tendido en la carretera junto a una bicicleta retorcida por el choque, podr韆 haber sido el m韔. Podr韆 haber sido el de cualquier ciclista, que son numerosos en las carreteras argentinas... y del mundo.

No culpo al conductor del motorhome en particular, no se conocen los nimios detalles del accidente. Pero este tr醙ico suceso revive mi ira contra la inseguridad que sufrimos, nosotros, ciclistas y usuarios vulnerables de las carreteras. Las causas son m鷏tiples. Por supuesto, existe una falta escandalosa de infraestructuras adecuadas. En el caso de ciclistas, se trata de bicisendas, de se馻lizaci髇, y m醩 all, de un tomar en cuenta a los ciclistas en la ordenaci髇 urbana y de las rutas.

Pero ante todo, lo que carece dram醫icamente, es una toma de conciencia de nuestra realidad. Escuchaba los debates que siguieron al accidente, donde se trataba de determinar si la bicicleta circulaba por la carretera o la banquina (que es de ripio). Pero una bicicleta tiene todo el derecho de estar en la ruta, de circular por un recubrimiento correcto. Una bicicleta tiene su lugar en el tr醤sito : No bloqueamos el tr醘ico, somos el tr醘ico ! , como relata el slogan de las masas cr韙icas .* Otro dato : probablemente sea necesario recorrer caminos en bicicleta para darse cuenta de la terrible sensaci髇 de ansiedad y de vulnerabilidad causada por un veh韈ulo motorizado que nos sobrepasa a un metro (o menos) de distancia y, a menudo haciendo gritar la bocina. Aunque el conductor piense respetar una velocidad adecuada, ignora que la diferencia de velocidad entre los dos veh韈ulos crea la impresi髇 que el veh韈ulo pasa volando.

Por 鷏timo, est醤 aquellos conductores quienes, instalados detr醩 de un volante, con el pie pisando el pedal del acelerador, se sienten elevados por una sensaci髇 de poder y omnipotencia. Un coche, una aceleraci髇 : eso es lo que los hace sentirse existiendo en esta sociedad competitiva donde triunfan el bienestar material y la velocidad. En medio de esto, es considerado como un intruso aqu閘 que tiene la desgracia de interponerse en su camino, oblig醤dolos a levantar el pie. Omiten que la carrocer韆 de los ciclistas es nada m醩 que su piel.

Esta realidad prevalece en todo el orbe. Es particularmente flagrante en Argentina.
Despu閟 de varios meses recorriendo este maravilloso pa韘 en dos ruedas, no logro resolver este misterio paradojal : c髆o puede ser que los argentinos hayan captado tan bien la importancia de tomarse el tiempo para vivir - ilustrado entre otras cosas por el valioso ritual social del mate - y aplicarlo tan poco cuando tienen el volante de un coche entre sus manos ?

En Argentina, cada d韆, 22 personas mueren en accidentes de tr醤sito. Son cerca de 8 000 cada a駉 y 120 000 resultan heridos. El pa韘 tiene uno de los 韓dices de mortalidad por accidentes de tr醤sito m醩 altos del mundo, en proporci髇 a la cantidad de veh韈ulos en circulaci髇. Seg鷑 un estudio del 2002, de la totalidad de las v韈timas fatales de accidentes de tr醤sito, 72 % pertenecen a la categor韆 de los usuarios vulnerables : 44 % son peatones, 15 % moto o ciclomotoristas y 13 % ciclistas (fuente: Luchemos por la Vida, http://www.luchemos.org.ar).

Hoy quiero gritar : 縋ara cu醤do una inversi髇 de la ley de la selva donde el mayor aplasta al m醩 peque駉? 縋ara cu醤do un mundo donde convivan los diferentes usuarios en un respeto mutuo y donde los m醩 vulnerables sean los m醩 beneficiados con la benevolencia de los dem醩 y una prioridad mayor? 縋ara cu醤do una verdadera toma de conciencia c韛ica en las rutas... y m醩 all?

緾u醤tas tragedias como aquella del 28 de marzo ser醤 necesarias?

縔 si hici閞amos que 閟ta fuera la 鷏tima?

Para que tu muerte no sea en vano. Para que esta tragedia sea la llama que despierta una revoluci髇 de las conciencias ... y de los actos. Para que, as, donde est閟, puedas descansar en paz.

- -
* Las masas cr韙icas son agrupaciones de ciclistas que se re鷑en para circular juntos por algunas ciudades del pa韘. El objetivo es poner en relieve el lugar de las bicicletas como medio de transporte fundamental en las urbes.


Maud BAILLY