Polar Comunicaciones
Señal en Vivo Tv Señal en Vivo Radio
diciembre 1, 2012
Imprimir

SE REALIZÓ CAMBIO DE MANDO DE LA COMANDANCIA EN JEFE DE LA III ZONA NAVAL

Contraalmirante Rivera se despidió de la dotación.

En la Base Naval de Punta Arenas se desarrolló la ceremonia de entrega de mando de la Comandancia en Jefe de la Tercera Zona Naval, donde el Contraalmirante José Miguel Rivera, luego de un año, hizo entrega del cargo al Contraalmirante Kurt Hartung, quien se desempeñaba como Subjefe del Estado Mayor General de la Armada.

La actividad fue presidida por el Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Vicealmirante Francisco Guzmán, quien fue el interventor del cambio de mando, contó con la presencia del Intendente de la Región de Magallanes y Antártica Chilena, Mauricio Peña y Lillo, junto a las principales autoridades civiles y militares.

Uno de los momentos emotivos de la ceremonia, se produjo con el arriado de la Insignia de Mando del Contraalmirante Rivera, acompañado con honores de pito, corneta y una salva de trece cañonazos, para luego continuar con el despliegue o izamiento de la Insignia de Mando del nuevo Comandante en Jefe de la Tercera Zona Naval.

El Contraalmirante Rivera, que próximamente pasará a ser el Comandante en Jefe de la Escuadra Nacional, destacó en su discurso de despedida que esta Zona Naval fue partícipe de dos hechos que remecieron espiritual y materialmente a la Región.

“Me refiero al siniestro que a fines de diciembre del año pasado afectó al Parque Nacional Torres del Paine, con el consecuente deterioro ecológico y económico que provocó el evento, y a la catástrofe natural que significó el aluvión del 11 de marzo y que golpeó con rudeza parte importante de Punta Arenas. Frente a ambas tragedias, la Tercera Zona Naval estuvo presente, acudiendo con sus medios de transporte en labores de rescate, participando con cuadrillas que sacrificadamente contribuyeron a la extinción del siniestro, como en el despeje de distintas vías cubiertas por el lodo”, señaló.

En la segunda parte del discurso, el Contraalmirante Rivera se despidió de la dotación, señalando que “nada de lo anterior hubiese sido posible, sin el trabajo de los casi 2 mil hombres y mujeres que tuve el privilegio de dirigir, los cuales sólo motivados por el buen cumplimiento del deber y su sentido de lealtad, constituyeron el motor que permitió a la Armada de Chile cumplir su silenciosa y abnegada tarea en la zona austral del país”, finalizó el Contraalmirante José Miguel Rivera.

© Copyright 2022 RadioPolar.com Todos los derechos reservados.